Los 4 tips para que midas mejor la harina

¿A quién no le gusta un pastel o panecito esponjocito? Desde reuniones pequeñas hasta fiestas y bodas, un buen postre puede hacer inolvidable cualquier ocasión. Para ti, Alquimista, que gozas de crear estos dulces momentos para tu familia y amigos, Baking Alchemy te echa la mano con tips, consejos y secretos para que tu receta salga tal cual te la imaginaste. En esta ocasión, tenemos para ti los 4 tips que te ayudarán a medir mejor el ingrediente más importante en la repostería: la harina.

Engañosa cuando la compactas.

Entre más presión aplicas, más harina cabe en un recipiente. Es como cuando haces castillos de arena en la playa: Presionas o “compactas” la arena en una cubeta para que quepa más y las columnas de tu castillo sean más sólidas. El problema con compactar la harina es que te engaña a la hora de medirla con la pura vista: Pareciera que llenaste la taza medidora con la cantidad exacta, pero en verdad es más de la que necesitas. Cuando usas harina de más, tu postre queda…

  • Seco, en lugar de húmedo.
  • Espeso, en lugar de esponjoso.
  • Grumoso, en lugar de firme.
  • Duro, en lugar de suave.
  • Chicloso, en lugar de tierno.

Sigue estos 4 tips para que siempre tengas la cantidad exacta de harina que necesita tu receta:

Tip #1 – Esponja antes de cernir.

Cuando la harina lleva tiempo guardada, o cuando recién la compras, ya viene compactada o hecha grumos. Si la tratas de cernir así, los grumos quedarán atorados en el colador. Para que esto no te pase, usa un tenedor para batir la harina y “aflojarla” o “esponjarla.”

Tip #2 – Cierna antes de medir.

A menos que sigas una receta donde te diga que midas la harina antes de cernirla, siempre cierna la harina antes de medirla. Así, evitarás que los grumos de harina compactada te engañen a la hora de medirla en una taza o recipiente. Para cernir la harina, usa un colador.

Tip #3 – Usa una báscula.

De preferencia, que sea digital. Las básculas digitales te facilitan el “descontar” el peso del recipiente donde pones la harina a la hora de medirla. Así, siempre tendrás la cantidad exacta de harina. Eso sí: Recuerda esponjar y luego cernir la harina antes de ponerla en el recipiente medidor.

Tip #4 – Usa cuchara y cuchillo.

Si no tienes una báscula, usa una cuchara para pasar la harina previamente esponjada a la taza o recipiente medidor. Sí, tardarás un poco más en juntar toda la harina que necesitas, pero estará libre de grumos y lista para cernir. Cuando el recipiente esté hasta el tope, usa un cuchillo para dejarlo al ras de harina.

¡A hornear!

Ahora que sabes cómo medir la harina, siéntete con la confianza de crear postres esponjocitos, listos para endulzar esa ocasión especial. Si necesitas inspiración para tu siguiente sesión con el horno, checa nuestras recetas para postres en la página oficial de Baking Alchemy. ¡Ándale! Salte del molde y anímate a seguir tu pasión por la repostería.