Diferencias entre gel antibacterial común y crema antibacterial con nanopartículas metálicas funcionalizadas

Prácticamente todos los días nos aplicamos gel antibacterial ya sea en el trabajo, en el súper o en casa. 

El gel se ha venido utilizando más ampliamente desde la crisis de influenza H1N1 en 2009 y claramente desde el comienzo de la pandemia de Covid-19 siendo de carácter obligatorio en empresas, comercios, restaurantes, escuelas etc.  

Si bien el gel antibacterial elimina virus y bacterias también presenta algunas limitantes. 

Calidad

No cualquier gel es efectivo. Muchas veces nos aplican geles pegajosos que en ocasiones no tienen marca. Si el gel no contiene más de 60% de alcohol su efectividad no está garantizada. Además, se debe evitar el uso un metanol o 1-propanol, ya que son altamente tóxicos.

Irritación

Los geles desinfectantes pueden presentar problemas sobre la piel en especial si su uso es muy frecuente o la piel muy sensible. Esto puede derivar en infecciones y en casos extremos en hospitalizaciones.

Durabilidad 

Si bien los geles pueden eliminar virus y bacterias su efecto de protección se da en el momento específico de la aplicación, sin embargo, en un momento siguiente el riesgo de infección reaparece. 

La crema antibacterial Ax-L es un producto que se creó a principio de la pandemia de COVID-19 para crear una alternativa a las limitantes que los geles desinfectantes comunes presentan. En específico: 

Efectividad comprobada

La tecnología Ax-L ha sido validada contra virus y bacterias por parte del CIATEJ con una efectividad de 99.99%. 

Efecto prolongado de 3 horas

Las nanopartículas metálicas funcionalizadas son las que logran mantener un efecto de protección por un tiempo prolongado de mínimo de 3 horas. El estudio se realizó en base a un análisis de espectroscopio de infrarrojo.

Humectación

Los ingredientes y esencias que contiene la crema Ax-L brindan propiedades humectantes evitando irritación en las manos y reparando los daños causados por el uso excesivo de geles.